viernes, 20 de noviembre de 2015

Frutas exóticas: delicias del paraíso


Las frutas llamadas exóticas en los países donde no se reproducen, son tan saludables y nutritivas como cualquier otra fruta. No tienen ninguna propiedad especial de la que carezcan las frutas comunes, como antiguamente se pensó. Sin embargo, paladearlas produce un placer especial que enriquece nuestra experiencia con los alimentos.

Litchi

Fruto de un árbol procedente de china. Destaca por su elevado contenido en vitamina C, a la de la naranja y el limón. Aumenta las defensas contra las infecciones.

Tamarillo


Se le llama tomate del árbol, por su parecido con el tomate. Procede de Sudamérica. Se come crudo y tiene un sabor suavemente amargo.

Mangostán



Procede de Tailandia, donde se lo considera un auténtico manjar. Su sabor agridulce recuerda al de las ciruelas.



Tamarindo

Es un fruto en legumbre, del cual se consume su pulpa ligeramente ácida. Laxante efectivo.

Rambután


Oriundo de Malasia. Su pulpa es similar a la del litchi, con un sabor que recuerda al de la almendra.

Alquequenje

procede del Asia oriental y de China, aunque ahora se cultiva en Colombia. Es como una cereza con un grato sabor ácido.

Kiwano

Es en realidad un pepino silvestre procedente de África, pero muy aromático y sabroso. Las espinas de su cáscara son carnosas, y su pulpa, gelatinosa. Es digestivo y laxante.

Pitahaya

Como fruto de un cacto que es, está rodeada de espinas; pero encierra una pulpa muy dulce y aromática.


Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4
Pamplona Roger, Jorge D. "El poder curativo de los alimentos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 26-27.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario