miércoles, 18 de noviembre de 2015

Alimentos vegetales


Los alimentos vegetales, fuente de salud y de poder curativo.

En los últimos años se está produciendo un número rápidamente creciente de descubrimientos científicos en relación con los alimentos de origen vegetal.  A medida que se han perfeccionado los métodos de análisis químico, se ha ido comprobando que en las frutas, cereales, legumbres y hortalizas existen, además de nutrientes como en cualquier otro alimento, dos tipos de compuestos que no se hallan en los alimentos de origen animal:
  • antioxidantes (ciertos minerales y vitaminas).
  • elementos fitoquímicos de acción curativa.
Muchos científicos se preguntan por el origen y significado de estas sustancias beneficiosas en los vegetales. ¿Por qué las necesita el ser humano para la salud?¿Por qué continúa necesitándolas incluso después de haberse adaptado durante siglos o milenios a una alimentación carnívora, como es el caso de los esquimales?¿A qué se debe que exista una dieta ideal para la salud de los humanos?

Dos opciones...

Hay quien piensa que la humanidad se encontró, como fruto de la mera casualidad, con plantas y alimentos vegetales dotados de poder curativo. De forma espontánea, mucho antes de que existiéramos, estos vegetales habrían evolucionado hasta ser capaces de sintetizar precisamente aquellas sustancias que nutrirían y curarían a los seres humanos que iban a aparecer después.

Pero también podemos pensar, con no menos nivel de racionalidad que existe un plan inteligente trazado por un ser superior, que creó al hombre y a la mujer, y les proveyó el "combustible" idóneo: los alimentos vegetales.

Sin duda que muchas cosas han pasado desde entonces. Así que, en el estado actual de la naturaleza y de la humanidad, los alimentos de origen animal pueden llegar a ser necesarios en algunos casos; aunque nunca imprescindibles. Sin embargo, la base de la alimentación humana, así como la mayor fuente de productos salutíferos, continúan siendo la fruta, los cereales, las semillas, y las verduras y hortalizas; excepto claro está, en la primera fase de la vida (lactancia materna).

Y una misma conclusión

En cualquiera de los dos casos, independientemente de lo que se piense acerca de los orígenes, numerosas investigaciones científicas nos muestran que los alimentos de origen vegetal preparados de una forma sencilla, constituyen el mejor "combustible" para nuestro "motor": Además de aportarle la energía necesaria para hacerlo funcionar, le proporcionan sustancias que frenan el desgaste que se produce con el tiempo y que hacen que se "estropee" menos.

¡Ah, y no hay que olvidarse de suministrar también el mejor aceite al "motor"!

Los alimentos y la salud

La salud depende principalmente de la suma  de las numerosas "pequeñas" decisiones que cada día tomamos, es decir, de nuestro 'estilo de vida'.

Por lo general, las decisiones que más afectan a la salud son las que tienen que ver con los alimentos que se van a ingerir. Son tantas las opciones a disposición del consumidor, que continuamente tenemos que estar decidiendo qué alimento elegir y de qué forma prepararlo.


Amplia información + elección correcta = salud

Cuanto más completa haya sido la información que se tenga acerca de los alimentos disponibles, tanto más fácil va a ser escoger los más adecuados para la salud.


Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4
Pamplona Roger, Jorge D. "El poder curativo de los alimentos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 21-22.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario