lunes, 23 de noviembre de 2015

Albaricoque (damasco)

Da brillo y belleza a la mirada




Sinonimia hispánica: damasco, damasquillo, chabacano, albarillo, albérchigo, alberge, prisco.

Descripción: Fruto del albaricoque ('Prunus armeniaca' L.), árbol de la familia de las Rosáceas que alcanza hasta 10 m de altura.



El albaricoquero tiene la fama de ser uno de los árboles más viajeros que se conoce. Su origen se sitúa en el norte de China, donde todavía se encuentra en estado silvestre como flora espontánea.

Fue llevado a Grecia por Alejandro Magno a la vuelta de sus conquistas en India. De Grecia pasó a Roma, desde donde su cultivo se extendió por toda la región mediterránea. En el siglo XVIII fue llevado a Norteamérica, donde se aclimató en California y en los estados ribereños del Misisipí. Y su largo viaje no acaba aquí, pues los astronautas estadounidenses lo llevaron a la luna en uno de sus viajes espaciales.

Propiedades e indicaciones: El albaricoque tiene un poder energético bajo (unas 48 kcal/100 g), por lo que resulta muy recomendable en las dietas de adelgazamiento. Es alcalinizante, por su riqueza en sales minerales alcalinas, destacando su bajo contenido en sodio y su riqueza en potasio. Contiene varios oligoelementos minerales de gran importancia fisiológica, como el manganeso, el flúor, el cobalto y el boro. Es rico en azúcares (fructuosa y glucosa).

En los albaricoques desecados (orejones) las proteínas alcanzan un valor importante (hasta un 5%); igualmente ocurre con el hierro, que es uno de los principales minerales.

Sin embargo, el componente más notable de los albaricoques, tanto frescos como secos, es el beta-caroteno o provitamina A. A este componente se deben la mayor parte de sus dietoterápicas, que son las siguientes:

  • Enfermedades de los ojos: El consumo de albaricoque mantiene la vista en buen estado y da a la mirada el brillo y la belleza característicos de una buena salud. Esto se debe no solo a la acción de la provitamina A del albaricoque, sino también a la acción conjunta de las otras vitaminas y minerales que la acompañan. El albaricoque se recomienda en caso de sequedad conjuntival, picor o irritación crónica de la conjuntiva, pérdida de la agudeza visual debido a la atrofia de la retina y ceguera nocturna. Los mejores resultados se obtienen siguiendo una cura de albaricoques {4}.
  • Anemia ferropénica (por falta de hierro): El contenido en hierro de los albaricoques frescos no es muy  importante, aunque si el de los secos {2}. Las cantidades de provitamina A y de hierro que contiene el albaricoque son realmente pequeñas en relación con las grandes dosis que pueden contener los preparados farmacéuticos. A pesar de ello, los resultados que se obtienen con el consumo habitual de esta fruta son superiores a lo que cabría esperar por su con tenido en hierro y en provitamina A.
  • Afecciones de la piel y mucosas, debido a su contenido en provitamina A. Aumenta la resistencia a las infecciones. Recomendado en caso de faringitis crónica, sinusitis y eccemas.
  • Afecciones nerviosas: El doctor Valnet destaca la propiedad equilibrante del albaricoque sobre el sistema nervioso, y lo recomienda en caso de astenia, depresión, nerviosismo e inapetencia. Se atribuye esta acción a su riqueza en oligoelementos.

Preparación y empleo

1. Fresco y bien maduro.
2. Desecado: A los albaricoques desecados se los llama orejones.
3. Conserva: compotas y mermeladas.
4. Cura: Se realiza tomando durante 15 días, medio kilo de albaricoques bien maduros cada día, preferiblemente en la cena como plato único. Se pueden acompañar de unas tostadas de pan.

Orejones
Los sabrosos orejones (albaricoques desecados) también constituyen una buena fuente de provitamina A por su riqueza en beta-caroteno.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Zanahoria

Un auténtico alimento-medicina


Sinonimia hispánica: azanoria, chuleta de huerta, bufanaga, sinoria, forrajera
Descripción: Raíz de la planta de la zanahoria ('Daucus carota' L.), herbácea de la familia de las Umbeliferas que alcanza hasta un metro de altura. Suele ser de color anaranjado, aunque también hay variedades de color amoratado o amarillo.


La zanahoria  es con diferencia (junto con las hojas de alfalfa), el alimento más rico en provitamina A, lo que la convierte en un auténtico alimento-medicina. En la Enciclopedia de las plantas medicinales, se expone con más detalle su acción medicinal.

Propiedades e indicaciones: La zanahoria contiene una pequeña pero significativa proporción de proteínas (1,03%), la mitad aproximadamente que la papa o patata. Las grasas están prácticamente ausentes (0,19%), y los hidratos de carbono suponen el 7,14% de su peso. Es una fuente bastante buena de vitaminas del grupo B, así como de vitaminas C y E. Los minerales y los oligoelementos están todos presentes, incluyendo el hierro (0,5 mg/100 g).

Tres sustancias destacan en la composición de la zanahoria:
  • Carotenoides, entre los que destaca el beta-caroteno, que nuestro organismo transforma en vitamina A. Los carotenoides son imprescindibles para el buen funcionamiento de la retina, y especialmente para la visión nocturna o con poca luz. También favorecen el buen estado de la piel y las mucosas.
  • Fibra vegetal: Contiene un 3% la mayor parte de la cual está en forma de pectina. Normaliza el transito y suaviza la mucosa intestinal.
  • Aceite esencial: Es activo contra los parásitos intestinales.
La zanahoria es muy útil en las afecciones de la retina y de los ojos en general; en los trastornos de la piel; en las gastritis y exceso de acidez, en las colitis; y como preventiva del cáncer.

Preparación y empleo
  • Cruda: se presenta en ensalada, entera o rallada y aliñada con un limón. Conviene a los niños para fortalecer su dentadura.
  • Cocinada: La zanahoria combina muy bien con las papas (patatas) y con otras hortalizas. Al someterla a cocción adquiere un sabor más dulce. Su riqueza en beta-caroteno se mantiene después de la cocción.
  • Jugo: Muy apropiado como refresco sabroso y nutritivo. Combina muy bien con el jugo de manzana y de limón.
Con 100 g de zanahoria (una pieza mediana) se obtiene el beta-caroteno suficiente como para que nuestro organismo produzca casi el triple de la vitamina A que necesita un adulto cada día.




Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4
Pamplona Roger, Jorge D. "Alimentos para los ojos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 33.

Glaucoma

Definición
Se debe aun aumento de la presión del líquido que hay dentro del ojo, que causa una atrofia de la retina y del nervio óptico con graves alteraciones de la visión.

Consejos de salud
Aunque el glaucoma de ángulo cerrado, que es la forma más común de esta enfermedad, se debe a una alteración anatómica en el ojo, el tipo de alimentación puede influir sobre la presión intraocular, y mejorar o agravar el glaucoma.

Aumentar

  • VITAMINA B1
  • VITAMINA A
  • NARANJA
Reducir o eliminar

  • ACIDOS GRASOS 'TRANS'
  • CAFÉ
  • PROTEÍNAS


Café
La cafeína aumenta la presión intraocular.


Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4

Pamplona Roger, Jorge D. "Alimentos para los ojos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 31.

Degeneración macular de la retina

Definición
Es la causa más importante de ceguera después de los 65 años. La macula, que solo mide 2 mm de diámetro, es la zona más sensible de la retina, en la que se concentra la mayor parte de la agudeza visual.

Causas
Favorecen el deterioro de la mácula de la retina:

  • La exposición prolongada a la luz intensa.
  • Los radicales libres, producidos por nuestro propio organismo, o procedentes del humo del tabaco y de otros contaminantes.
  • La falta de antioxidantes capaces de neutralizar a los radicales libres.
Alimentación
Las sustancias que se han mostrado más efectivas en la prevención de la degeneración macular son los carotenoides (pigmentos vegetales), especialmente la zeaxantina y la luteína que se encuentran en las espinacas y las coles. El beta-caroteno de la zanahoria no es tan eficaz.

Aumentar

  • ESPINACA
  • COL
  • NARANJA
  • CINC
  • ANTIOXIDANTES


Col
La col, al igual que la espinaca, es rica en carotenoides que protegen la retina.


Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4
Pamplona Roger, Jorge D. "Alimentos para los ojos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 30.

Conjuntivitis

Causas
Puede ser debida a muchas causas, como la infección por diversos gérmenes o la irritación por humos.

Alimentación
Una alimentación deficitaria en vitaminas A y B predispone a la sequedad de la conjuntiva y favorece o agrava la conjuntivitis.

Aumentar

  • ALBARICOQUE
  • VITAMINA A
  • VITAMINAS B


Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4

Pamplona Roger, Jorge D. "Alimentos para los ojos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 30.

Ceguera nocturna

Es el retraso o la falta total de adaptación para poder ver en la oscuridad. Constituye uno de los primeros síntomas de carencia de vitamina A.

Aumentar

  • ZANAHORIA
  • ALBARICOQUE
  • MANGO


El mango es la fruta fresca más rica en provitamina A.


Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4
Pamplona Roger, Jorge D. "Alimentos para los ojos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 31.

Cataratas

Definición
La catarata es una opacificación del cristalino, la lente más importante del ojo. Hasta hace unos años, se pensaba que era una consecuencia del proceso de envejecimiento, y que poco o nada se podía hacer para prevenirla.

Alimentación
Actualmente se sabe que existe una relación bastante estrecha entre la alimentación y la formación de cataratas. El consumo abundante de alimentos que contengan provitamina A y vitaminas C y E de acción antioxidante, como las hortalizas, frutas y semillas, puede prevenir la formación de cataratas en la vejez.

Consejos de Salud
La diabetes, el uso de ciertos medicamentos y la exposición a las radiaciones ultravioletas y a los rayos X, también pueden favorecer la formación de cataratas.

Aumentar

  • CALABAZA
  • ANTIOXIDANTES
  • VITAMINA C
  • VITAMINA E
Reducir o eliminar

  • LACTEOS
  • GRASA TOTAL
  • MANTEQUILLA
  • SAL

Mantequilla
Según un estudio, la mantequilla es el alimento que más aumenta el riesgo de padecer cataratas, cuando se consume regularmente.

Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4
Pamplona Roger, Jorge D. "Alimentos para los ojos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 31.

Agudeza visual, perdida

Definición
Puede ser debida a muchas causas, entre otras, a cataratas y a lesiones o tumores cerebrales. Pero la causa más común son las alteraciones de la retina causados por la diabetes o la arteriosclerosis (estrechamiento de las arterias).

Alimentación
El déficit  de antioxidantes debido a una alimentación pobre en frutas, hortalizas, frutos secos oleaginosos y semillas puede contribuir al deterioro de la retina y favorecer la pérdida de agudeza visual.

Aumentar

  • ZANAHORIA
  • ESPINACA
  • ALBARICOQUE
  • CALABAZA
  • ARÁNDANO
  • ZARZAMORA

Zanahoria
La zanahoria es el alimento vegetal más rico en beta-caroteno (provitamina A).

Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4
Pamplona Roger, Jorge D. "Alimentos para los ojos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 31.

Alimentos para los ojos


Un órgano sorprendente...

El ojo es uno de los órganos más sorprendentes más sorprendentes por su admirable precisión y su elevado rendimiento.

Todos los músculos del ojo se hallan en continuo movimiento para realizar tres funciones simultáneas necesarias para la visión:

  • exploración del campo visual;
  • apertura y cierre de la pupila según la cantidad de luz (diafragmado);
  • modificación de la curvatura del cristalino según la distancia del objeto, de forma que este se vea nítido.
Simultáneamente a todo ello, el ojo está enviando de continuo información al cerebro a través del nervio óptico. Se calcula que mientras nos encontramos despiertos, el millón de células nerviosas que forman la retina está enviando de modo permanente al cerebro una cantidad de información equivalente a 100 Mb cada segundo. En la actualidad únicamente las redes informáticas más rápidas pueden alcanzar semejante velocidad para transmitir información.

... Y que necesita muy poco

Para llevar a cabo todas estas funciones tan complejas, el ojo solo necesita una pequeña cantidad de oxigeno y de algunas otras sustancias que se encuentran en los alimentos, como estas:
  • Vitamina A: Necesaria para la formación  de la rodopsina, el pigmento sensible a la luz que se encuentra en las células de la retina. También lo es para mantener la conjuntiva (membrana que recubre el polo anterior del ojo) húmeda y en buen estado.
  • Carotenoides: Son colorantes naturales que se encuentran en los vegetales. Actúan como antioxidantes y evitan la degeneración macular de la retina.
  • Vitamina C y E: Son también antioxidantes que se encuentran casi exclusivamente en las frutas, hortalizas, frutos secos y germen de los cereales. Su carencia favorece las cataratas y la perdida de visión.
Los alimentos vegetales, especialmente los que se mencionan en este capítulo, proporcionan los nutrientes que precisan los ojos para su buen funcionamiento.

Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4
Pamplona Roger, Jorge D. "Alimentos para los ojos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 29-30.

Frutas exóticas: delicias del paraíso


Las frutas llamadas exóticas en los países donde no se reproducen, son tan saludables y nutritivas como cualquier otra fruta. No tienen ninguna propiedad especial de la que carezcan las frutas comunes, como antiguamente se pensó. Sin embargo, paladearlas produce un placer especial que enriquece nuestra experiencia con los alimentos.

Litchi

Fruto de un árbol procedente de china. Destaca por su elevado contenido en vitamina C, a la de la naranja y el limón. Aumenta las defensas contra las infecciones.

Tamarillo


Se le llama tomate del árbol, por su parecido con el tomate. Procede de Sudamérica. Se come crudo y tiene un sabor suavemente amargo.

Mangostán



Procede de Tailandia, donde se lo considera un auténtico manjar. Su sabor agridulce recuerda al de las ciruelas.

jueves, 19 de noviembre de 2015

El poder curativo de los vegetales


Diuréticos



Apio: Aumenta la producción de orina, favorece las funciones de los riñones y reduce los edemas.
Otros alimentos diuréticos: berenjena, melón, sandía, puerros, espárragos.

Protectores hepáticos

Alcachofa: Aumenta la producción de bilis y descongestiona el hígado.
Otros alimentos protectores hepáticos: nísperos, cardos.

Astringentes

Caqui: Aporta taninos que secan la mucosa intestinal, y mucilagos que la suavizan.
Otros alimentos astringentes: membrillo, manzana, caimito, granada, nísperos.

Antisépticos urinarios



Arándano: Combate las cistitis y otras infecciones urinarias sin provocar resistencia en las bacterias.

Remineralizantes



Coco: Muy rico en magnesio, calcio y fósforo.
Otros alimentos remineralizantes: almendras, alfalfa, col, naranjas, nabo (hojas).

Procedencia de los alimentos


El ser humano puede adaptarse a comer casi cualquier cosa, ya sea mineral, vegetal o animal. Sin embargo, eso no significa que le convenga hacerlo sin afectar negativamente a su salud.

Del reino mineral

El agua y la sal son dos alimentos (en el sentido amplio de la palabra), de origen mineral. A diferencia de todos los demás productos alimentarios, el agua y la sal que ingerimos no forman parte de ningún ser vivo.

Del reino animal

Se pueden usar como alimentos ciertas secreciones, los huevos y la carne de diversos animales acuáticos o terrestres, aunque no todos ellos resultan convenientes.

Del reino vegetal

Los alimentos más saludables y con mayor poder curativo, proceden del reino vegetal. Varios tipos de vegetales pueden servir de alimento:


Alimentos dañinos, alimentos beneficiosos


Alimentos dañinos, alimentos beneficiosos

Durante todas su vida, el ser humano necesitará alimentos. Todos le proporcionarán nutrientes y energía. Pero algunos podrán causarle trastornos y enfermedades; mientras que otros, los más idóneos, le aportaran salud y poder curativo. Existen, pues, alimentos potencialmente dañinos; y por supuesto, alimentos beneficiosos.

A lo largo de las páginas que siguen, el lector comprobará que todos los alimentos no resultan igualmente recomendables.

Conocer bien los alimentos

Para saber elegir qué alimentos usar con el fin de conservar la salud, tan amenazada en nuestros días, y cuáles emplear para tratar las diversas enfermedades, es preciso conocerlos bien. Y precisamente esta obra, pretende ofrecer la información necesaria para conseguirlo.


Bibliografía:
Pamplona Roger, Jorge D. El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003. ISBN: 84-7208-149-4
Pamplona Roger, Jorge D. "El poder curativo de los alimentos". En: El poder medicinal de los alimentos. Madrid: Safeliz, 2003, p. 22.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Alimentos vegetales


Los alimentos vegetales, fuente de salud y de poder curativo.

En los últimos años se está produciendo un número rápidamente creciente de descubrimientos científicos en relación con los alimentos de origen vegetal.  A medida que se han perfeccionado los métodos de análisis químico, se ha ido comprobando que en las frutas, cereales, legumbres y hortalizas existen, además de nutrientes como en cualquier otro alimento, dos tipos de compuestos que no se hallan en los alimentos de origen animal:
  • antioxidantes (ciertos minerales y vitaminas).
  • elementos fitoquímicos de acción curativa.
Muchos científicos se preguntan por el origen y significado de estas sustancias beneficiosas en los vegetales. ¿Por qué las necesita el ser humano para la salud?¿Por qué continúa necesitándolas incluso después de haberse adaptado durante siglos o milenios a una alimentación carnívora, como es el caso de los esquimales?¿A qué se debe que exista una dieta ideal para la salud de los humanos?

Dos opciones...

Hay quien piensa que la humanidad se encontró, como fruto de la mera casualidad, con plantas y alimentos vegetales dotados de poder curativo. De forma espontánea, mucho antes de que existiéramos, estos vegetales habrían evolucionado hasta ser capaces de sintetizar precisamente aquellas sustancias que nutrirían y curarían a los seres humanos que iban a aparecer después.

Pero también podemos pensar, con no menos nivel de racionalidad que existe un plan inteligente trazado por un ser superior, que creó al hombre y a la mujer, y les proveyó el "combustible" idóneo: los alimentos vegetales.

Los alimentos para el ser humano

El ser humano puede ingerir a modo de alimento casi cualquier cosa, desde secreciones mamarias (leche) hasta cristales minerales (sal común), pasando por frutos flores, semillas, tallos, hojas, raíces, algas, hongos, huevos de peces o de aves, y cuerpos muertos de diversos animales.

Todos estos productos más o menos procesados, dan lugar a los miles de alimentos diferentes que se expenden en el comercio.

El echo de que podamos comer toda esta variedad de alimentos, ¿significa que son todos ellos igualmente aptos para el consumo humano?¿existe acaso una alimentación idónea para los humanos, que además de nutrir conserve la salud y evite las enfermedades?

Casualidad o proyecto inteligente.

El ingeniero ha terminado su trabajo. El reluciente motor acabado de construir se halla sobre el banco de pruebas a punto de funcionar por primera vez.

-Aquí está el tipo de combustible que se debe emplear para este motor -dice el ingeniero a sus colaboradores-. Ningún otro dará un resultado óptimo. ¡Ah, y no os olvidéis del aceite: tiene que ser precisamente de esta clase!

Solamente quien haya proyectado y construido un motor podrá recomendar con pleno conocimiento de causa el tipo de combustible y de aceite que su mecanismo necesita.

Alimentos especialmente recomendados.

¿Y qué ocurre con el ser humano? Si su aparición en el planeta Tierra es una consecuencia casual e imprevista del azar evolutivo, entonces no debería existir para él una alimentación idónea; simplemente, se habría ido adaptando a los alimentos disponibles, y con cualesquiera que estos fueran, acabaría funcionando todo bien y gozando de buena salud.